Este jueves, se pudo conocer que la Comisión Estatal de Patrimonio Natural del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, aprobó la inclusión de todas las especies de lobos dentro de la lista de régimen especial de protección, por lo que, de manera inmediata, deja de ser una especie cinegética.

En esa comisión están representadas la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas, según lo comunica el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

La propuesta fue presentada a dicha comisión y fue sometida doble votación, ya que la primera que se hizo quedó en empate. En la votación final, una mayoría simple, vio bien esta propuesta, por lo que votaron a favor. Con ello se homogeneiza el estatus de las poblaciones de lobo en toda España.

Hasta ahora, las poblaciones al sur del Duero se encontraban incluidas en el listado, mientras que las del norte se consideraban en algunas comunidades autónomas para la caza. Las comunidades que han votado en contra de esta propuesta son Cantabria, Asturias, Castilla y León y Galicia, pues, todas ellas tienen lobos al norte del Duero.

queda-prohibida-la-caza-de-lobo-en-todo-el-territorio-español-lobos-en-su-habitat-aliadoinformativo.com

El lobo como patrimonio cultural

Todas las poblaciones de lobo han sido incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y, así mismo se deben reconocer su importancia como patrimonio cultural, científico y los servicios ambientales que produce la especie en el ecosistema.

En la nota recalcan el hecho de que es una especie clave para el buen funcionamiento de los ecosistemas, además, afirman que hay varios ejemplares aislados también al este del Duero, pues, existen amenazas que afectan a esa especie, por lo cual, hacía falta un enfoque de actuación común.

Así es como se está consiguiendo que la gestión y conservación de las poblaciones de lobo sea coherente en todo el territorio español, que se puedan asegurar y que su distribución sea a largo plazo, garantizando de este modo, su coexistencia con el hombre.

Señala Miteco, entonces, que el documento servirá para “lograr la conservación, la gestión y la restauración de poblaciones viables de lobos como parte integral de los ecosistemas en España, al mismo tiempo que sea segura la coexistencia con las actividades humanas que se desarrollan en su hábitat natural”.