Tras la toma de posesión de Alexandr Luckashenko como presidente de Bielorrusia, la Unión Europea lo desconoce por completo, pues, a su parecer, los resultados obtenidos en las pasadas elecciones del 9 de agosto son falsos, así lo dio a conocer, Josep Borrell, alto representante de la EU para la Política Exterior.

Advirtió Borrell mediante un comunicado, que la Unión Europea no reconoce estos resultados que han sido manipulados y falsificados, “carecen de toda legitimidad democrática”. Además pudo aclarar que, actualmente, desde la UE se está analizando bien sus relaciones con Bielorrusia.

Reiteró una vez más, que los comicios celebrados en ese país el pasado 9 de agosto, “no son ni libres, ni justas”, así como también, hizo referencia sobre el evento del día miércoles, que según él “contradice de forma directa la voluntad de la mayoría de su población”, pues, Borrell señala que “se han presentado numerosas protestas pacíficas sin precedentes desde las elecciones en Bielorrusia” que sirve, sin duda alguna “para ahondar más sobre la crisis política existente en Bielorrusia”.

luckashenko-no-es-reconocido-como-presidente-de-bielorrusia-por-la-UE-y-crecen-las-protestas-en-su-pais-josep-borrell-aliadoinformativo.com

Unión Europea firme en su posición

Por otro lado, la Unión Europea se mantiene clara y firme en cuanto a la posición en la que está, y dan su completo respaldo y apoyo a todo el pueblo bielorruso, pues, merecen respeto y tienen el derecho de ser representados por aquellos políticos que hayan sido elegidos por ellos mismos y de forma libre, mediante elecciones limpias, transparentes e inclusivas.

Indica el portavoz de UE que, los Veintisiete continúan impresionados por la increíble valentía que han demostrado los ciudadanos de Bielorrusia, quienes aún continúan en las calles con manifestaciones de protestas pacíficas, en contra del régimen ilegítimo de Luckashenko, en defensa de la democracia, la libertad y de sus derechos fundamentales. A pesar de que las protestas son pacíficas, la población debe enfrentarse a los brutales ataques de las autoridades, como orden del régimen.

Igualmente, desde la diplomacia europea, se mantienen también en total solidaridad con los ciudadanos bielorrusos y apoyan su decisión de celebrar unas elecciones para elegir a un nuevo presidente, que estén bajo la supervisión de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa).

Por su parte, Borrell espera que las autoridades sean un poco más flexibles y cesen de una vez la violencia y represión que han estado descargando sobre los bielorrusos. Además de liberar a la gran cantidad de presos políticos en ese país.