En estos tiempos de pandemia, han encontrado una forma de aliviar el estrés, la llamada Asnoterapia. Los asnos, a través de los años se han distinguido por su trabajo lento pero pertinaz de aligerar la carga a sus compañeros de travesía. Podemos recordar que, uno de ellos llevó a cuestas a Jesús en su entrada triunfante a Jerusalén. Otro, protagonizo la obra del poeta Juan Ramón Jiménez, Platero y yo “tan blando por fuera, que se diría todo de algodón”. En estos tiempos de pandemia, muchos especialistas están aplicando una terapia inspirada en estos animales tan cálidos y amigables para ayudar a los sanitarios.

Todo inició con la crisis del virus, que ya se acerca a los seis meses de ser formalmente declarada pandemia. Cabe destacar que, médicos, enfermeras y todo el personal de salud han luchado duramente junto a miles de pacientes. De estos combates diarios e interminables, mente y cuerpo se han desgastado y debilitado. Asimismo, en ocasiones se han enfermado.

Es cuando aparece entonces la asociación onubense “El Burrito Feliz” con la finalidad de ayudar a los sanitarios a liberar el estrés, así como la ansiedad y el cúmulo de emociones en sus críticas jornadas. El lugar escogido para realizar las terapias está situado en Andalucía y es el esplendido Parque Natural de Doñana.

Por su parte, uno de los motivadores de esta iniciativa Luis Bejarano, comenta que en el proyecto terapéutico trabajan personas, naturaleza y burros, liderados por Magallanes, quien es el anfitrión. Estamos hablando de unas terapias “amparadas por psicólogos y con su respectivo estudio médico” explicó.

La función principal de esta propuesta altruista y gratuita, es que todos los profesionales de la salud se sientan desvinculados de su trabajo en este entorno. Es decir, con la compañía de estos cariñosos y empáticos animales, que rebosan energía positiva, contó Bejarano, visualmente emocionado. En esta terapia solo hay una exigencia y es no hablar del C-19 durante la estadía.

La Asnoterapia ha beneficiado en gran manera a los sanitarios que han acudido a este encuentro.

Vale la pena resaltar que, personal de salud, de hospitales y clínicas de Sevilla y Huelva como del resto de España, han asistido a este escenario natural.

Personas, burros y naturaleza

La Asnoterapia consiste en una familia de burros que vive en la finca, son primos casi todos y el que lidera es el maestro de la ceremonia Magallanes y su aprendiz estrella, Ciclana. Estos encantadores animales se dedican a amenizar a sus huéspedes mediante tres actividades: sesiones de abrazoterapia, paseos y el baño de burros.

Sanitarios totalmente relajados

Con la asnoterapia el bienestar es de inmediato, esta terapia reconforta a los participantes. Una terapia como esta, te permite desconectarte de todo lo que has vivido. Relaja muchísimo.

Por otro lado, esta terapia tiene años en práctica en otras partes del mundo. La misma está orientada más bien a personas con discapacidades mentales o físicas. A infantes con autismo o dificultades motoras.

La asnoterapia además de dar un alivio instantáneo al estrés permite que los participantes tejan un vinculo emocional con este animal dulce, tolerante y cariñoso.